crímenes de guerra: Bosnia, década de los 90


Karadzic "no se arrepiente" de sus crímenes


Ayer, 26 de diciembre, ví en el canal internacional de TVE un documental de periodismo de investigación que trataba sobre la guerra de los balcanes durante la década de los 90.

Han pasado 15 años desde aquel horror que estremeció el corazón de Europa y al mundo. No tengo palabras para describir aquel horror, nadie tiene las palabras apropiadas para describirlo. Todas las guerras son terroríficas, todas ellas son la mayor expresión de lo que el ser humano esconde en los rincones más oscuros de su alma. Pero no sé por qué, por alguna razón, aquella guerra me conmueve de una manera más especial, quizás porque sucedió en Europa, quizás porque sucedió hace tan poco tiempo...

En realidad siento que me estremece de manera muy especial por su "horror moderno" . ¿Qué quiero decir con eso de "horror moderno"?        Me explico...

Con el tiempo, el umbral de la sensibilidad ante la percepción de la violencia se ha ido incrementando, las personas nos hemos ido insensibilizando, de manera que aquello que hace tiempo podía aterrorizar a alquien, hoy día es calificado como "apto para todo público".

Podemos poner ejemplos. El cine, la televisión y en general los medios de comunicación son el vehículo a través del cual nos llegan los sucesos del mundo y los de la ficción. Hace décadas, cierto grado de violencia bastaba para herir nuestra sensibilidad.

Recordemos películas como "La Naranja Mecánica", "El exorcista" ó "La Cruz de hierro" por mencionar algunas de las más famosas de la época. En mi caso, eran películas cuya visión me perturbaba profundamente, me herían en la mente y en el corazón. Hoy, muchos años después, las veo y me parecen "light", "suaves" y me sorprende enormemente cómo es posible que en aquellos tiempos fueran capaces de provocar infartos en las salas de cine, de que pudieran obligar a parte del público a abandonar las salas porque no podían soportar tanta "perversión".


Si comparamos el nivel de exposición a la violencia  a la que están sometidos los menores actualmente con el nivel de la época de las citadas producciones cinematográficas, la diferencia es abrumadora. Antes, los "dibujos animados" eran mucho más inocentes, ahora son espeluznantes. Antes, se trataba de evitar en los hogares que las películas con alto contenido sexual o violento fueran presenciadas por los niños.  Ahora (salvo excepciones), los niños ven de todo ante la indiferencia de los adultos. Esto incluye los noticieros, por supuesto. Si a esto sumamos las horas que diariamente está un niño delante del televisor, sin olvidar los videojuegos, extremadamente violentos, es fácil llegar a la conclusión de que los niños hoy día están sometidos a un "entrenamiento psicológico" diario y sistemático, basado en la contemplación de todo tipo de escenas violentas y de sexo como nunca antes en la historia ha sucedido.

No es pues de extrañar que esta nueva generación crezca insensible ante cualquier evento. No es raro que esta nueva generación carezca de valores. No es raro que los adolescentes de ahora sean como son. No es su culpa. Es nuestra culpa. Nosotros (su anterior generación) somos quienes hemos consentido que ésto suceda.

Esta des-sensibilización de mente y corazón puede ser vista como una preparación para lo que ha de venir. En la mente y en el corazón de todos está sembrada la semilla del odio, la violencia, la guerra.

Y si la historia de la humanidad es una historia de tragedias contínuas, de guerras permanentes, de violencia sin fin, qué podemos esperar de las nuevas generaciones, que están siendo "entrenadas" psicológicamente para la indolencia, la indiferencia, para matar... ???

 
Prisioneros de guerra bosnios en un campo de concentración


En el documental de TVE sobre el 15° aniversario de la finalización de la guerra serbo-bosnia-croata, se planteaban cuestiones como:

¿De dónde salió tanto odio ?

¿cómo es posible que un pueblo que convivía pacíficamente practicando tres religiones  (ortodoxa - católica - musulmana) y siendo de diversas etnias, que incluso se mezclaban entre sí casándose y teniendo hijos, siendo vecinos normales, de repente estallaran en un odio ilimitado queriendose exterminar mútuamente de forma feroz?

Pues bien, después de reflexionar profundamente en estas cuestiones llego a la conclusión de que lo que allá sucedió no es sino una muestra de lo que puede suceder en cualquier momento, en cualquier lugar. Tan solo tienen que darse algunas condiciones o circunstancias para que la semilla del odio y la violencia que tan cuidadosamente  se ha sembrado en las personas desde niños estalle brutalmente (no hablemos de escenarios de conflicto como el palestino-israeli, el vasco-español, el de las dos Coreas y otros más en los que hasta las escuelas asumen el rol de "entrenadoras del odio")

Como decía anteriormente, quizás porque sucedió en el corazón de Europa y no en Africa, donde estamos tan "acostumbrados" a ver los mayores horrores, es por lo que aquella guerra, de la que se cumplen quince años que finalizó gracias a la inexplicablemente tardía intervención internacional, nos sigue perturbando como antiguamente nos perturbaban La Naranja Mecánica, El Exorcista o La Cruz de Hierro.

¡Qué dormidos estamos, qué hipócritas somos, qué cobardes ! No estamos haciendo nada por nosotros ni por nuestros hijos, a los que estamos abocando a vivir la mayor tragedia que la humanidad jamás presenció. Porque... ¿ alguien piensa que el horror de los horrores no se repetirá ? ¿alguien cree seriamente que una conflagración internacional es pura ciencia ficción? ¿alguien cree que hay razones para pensar que el ser humano "evoluciona" en lugar de involucionar?

Le doy gracias al canal internacional de TVE por sacudir mi conciencia y hacerme reflexionar.

Daniel Moreno Rodriguez 394305®



.

Niño herido a machetazos en la guerra de Ruanda, en la que alrededor de 800.000 personas fueron brutalmente ejecutadas,la mayoría a golpe de machete, ¡¡ durante tan solo un mes !!






VIDEO: Címenes de guerra - Bosnia



.

1 comentario: