WIKILEAKS: La legión anónima contra el poder conocido

Si te gusta este contenido, recomiéndaselo a tus amig@s:

Estoy seguro de que mucha gente habrá leido o leerá el artículo publicado en los blogs de EL PAIS en el que se habla sobre los ataques que están sufriendo quienes atacan a WikiLeaks. Pero también hay mucha gente que no lo ha leido ni lo leerá (seguro que más), especialmente en el ambito latinoamericano, donde los lectores de dicho diario son muchos menos que en España.

Es por eso que quiero llamar la atención desde este blog sobre dicho artículo, cuyo interés sobrepasa el habitual de la prensa diaria.

Buscando calificativos sobre lo que está sucediendo en el mundo, (valga la redundancia del título de este blog), no puedo por menos que calificar de FASCINANTE la actualidad de estas últimas semanas. Nunca en los últimos años había sido tan apetitoso leer el diario. Cada día viene abultado de nuevas y mayores sorpresas. Nada sale impune. Nadie queda indemne. Todos los Estados Nacionales tienen basura debajo de la alfombra. Aunque la verdad, no sé de qué nos sorprendemos. Me pregunto si hay (o mejor dicho había) alguien que estando más o menos al tanto de las noticias nacionales e internacionales, pueda ser tan ingenuo para no imaginar que la corrupción y la mentira son tan grandes como efectivamente estamos verificando con cada cable, con cada escándalo. Es más, la palabra escándalo serviría para usarla bajo otras circunstancias. En las circunstancias en las que se está usando dicha palabra, el verbo "emerger" creo que sería más apropiado. La Humanidad viene de escándalo en escándalo desde que se inventó la razón, es decir, desde la expulsión del Paraiso (valga la metáfora). Tanto es así, que el hecho de que "emerjan" estos miles de cables clasificados de la diplomacia americana, no debe ser considerado un escándalo. El escándalo era, en todo caso, que hubiesen seguido "sumergidos" de manera indefinida.

El mundo está de suerte y WikiLeaks es Papá Noel. Lo que no esperábamos muy probablemente es que Papá Noel tuviese tan poderosos guardaespaldas.

¡ Mucho cuidadito con meterse con Papá Noel ! Corres el riesgo de desaparecer del espacio virtual. Y en este mundo en que vivimos eso es casi lo mismo que desaparecer del espacio físico. Esta vez Papa Noel se erige como héroe popular defensor de la libertad y de la verdad, y sus legiones de seguidores se han levantado en armas contra la mordaza del engaño. La masa es ciega, ignorante, inconsciente, manejable, maleable. Pero un nuevo super-héroe con super-poderes ha llegado para defenderla. Aquellos tiempos de Spiderman o Dan Defensor se han hecho realidad. Puesto que de acuerdo a las leyes de la física no es posible volar ni desarrollar fuerza sobre-humana, el nuevo defensor de la verdad y de la libertad demuestra sus super-poderes en un espacio en el que todo es posible: Internet.


 

Cual encapuchado corajudo, nuestro nuevo defensor ha adoptado un nombre que ni hecho a medida: ANONYMOUS. Sus super-poderes no consisten en lanzar telas de araña a distancia, ni volar, ni partirse la cara con los malvados en los tejados de ciudades de cuento. Sus super-poderes son aún más poderosos que los de los super héroes Marvel. Es capaz de tumbar gigantes malvados como Paypal, Visa ó MasterCard, super-villanos que se alinean con el gran malhechor. Superman ha quedado reducido a un bebé de pecho. Porque si bien éste super-conocido super-héroe volaba, movía montañas, veía lo invisible, escuchaba lo inaudible y era un dechado de humildad, ANONYMOUS tiene una fuerza capaz de cambiar el mundo, posee el don de la ubicuidad y es prácticamente invencible ya que se encarna en miles de desconocidos que se esparcen por infinidad de guaridas ocultas a los ojos del Gran Hermano. Y esta vez le han tocado los cojones. (con perdón).

El gran malhechor busca desesperadamente aplicar la Kryptonita para debilitar a Papá Noel. Y lo está consiguiendo. Lo que no esperaba el gran malhechor es que ANONYMOUS acudiera en ayuda de Papá Noel.

Por el momento, el gran malhechor está perdiendo la batalla, y posiblemente por primera vez podría perder la guerra. ¡cuanto ha cambiado el mundo ! ¡qué alegría ! ... Lástima que los cuentos con final feliz no sean propios de nuestra amarga realidad.

Escrito por: Daniel Moreno Rodriguez 394305® - 9 de diciembre del 2010









0 comentarios:

Publicar un comentario