Psicología del poder

Si te gusta este contenido, recomiéndaselo a tus amig@s:



Generalmente, las personas que llegan a ostentar puestos de responsabilidad, ya sea en el ámbito empresarial, civil o militar, deberían estar bajo tratamiento psiquiátrico. Estudios médicos serios han venido a estableceer una relación entre los puestos de poder y determinados desórdenes psicológicos e incluso psiquiátricos.

No es casualidad que alguien esté en la dirección de una compañía, o en algún alto cargo militar. para llegar ahí han necesitado desplegar, mediante enormes y continuos esfuerzos, una serie de actitudes, de tomas de decisiones que inevitablemente han estado soportadas en la ambición.

Salvo muy honrosas y pocas excepciones, las personas que consiguen trepar a lo alto de la pirámide social, lo hacen desempeñando su vocación fundamental: alcanzar el poder. y para ello no escatiman decisiones que les ayuden a ellos y perjudiquen a otros.


Esa ambición oculta rasgos psicológicos seriamente preocupantes, ¿ Qué les ha motivado a llegar hasta ahí?
- ¿el dinero? probablemente, en alguna medida.
- ¿el prestigio? probablemente, también en alguna medida.
- ¿El ansia de poder? Muy probablemente, en gran medida.

Llegados a este punto deberíamos preguntarnos por qué el ansia de poder impulsa a estas personas en una lucha sin cuartel, despiadada, generalmente amoral, con una constancia y un tesón incansables hasta llegar a cumplir su objetivo.

Detrás de ese impulso, hay factores psicológicos secretos dignos de analizar. En la mayoría de los casos, se trata de infancias difíciles, ya sea por necesidades económicas, sobre-exigencia de la familia y/ó en la escuela, malos tratos recibidos e incluso abusos sexuales durante la niñez. Este cóctel da causas constituye la fórmula perfecta del adulto ejecutivo.


Es obvio que con tales antecedentes y con lo que les cuesta llegar a donde más deseaban, una vez instalados en sus poltronas muestran su verdadera esencia. Suelen ser personas indolentes, frías,, calculadoras, tiranos sin escrúpulos a los que no les tiembla el pulso para destruir familias enteras por el bien de la organización que representan.

Lo peor de todo es que, dependiendo de la organización que representan, puede ser mayor o menor el daño que causan. así, no es lo mismo el gerente de un almacén que un coronel del ejército o un Jefe de Estado.


Es muy interesante analizar también la relación que existe entre el nivel de ansiedad por el poder de estos individuos y el puesto alcanzado. Así, un grado de ansiedad muy alto en un puesto de "pequeño rango" da un alto índice de frustración, convirtiendo a las personas que se encuadran en este colectivo en los peores de todos. son los que más abusan de sus semejantes. Frustrados, se desahogan abusando de muy diversos modos: sexualmente, con "moving" al empleado, chantajeando, ejerciendo la violencia bajo amenzas de despido.... etc etc. Son muchas y muy diversas las situaciones que ésto puede dar.

No obstante, aún no hemos llegado al peor de todos los casos posibles. Se trata de aquellas personas que a pesar de haber alcanzado el lugar que deseaban en la pirámide social no ven saciada su sed de venganza. Estos son los auténticos monstruos de la sociedad, aquellos que teniendo muchísimo poder gozan viendo sufrir a sus semejantes. Son tan enfermos que no tienen límites. Su egolatría es tan grande que están convencidos de que son muchísimo más importantes que cualquier persona que tengan enfrente.

Dentro de este tipo de psicópatas podemos encuadrar a muchos jefes de Estado y Gobierno, militares y empresarios de grandes corporaciones.


No les voy a dar una lista de todos los que vienen a mi mente en este momento. De hecho, estoy seguro de  que leyendo estas líneas, tú también, querido lector, estás pensando en algunos nefastos personajes cuya locura va a llevarnos a todos tarde o temprano al abismo.

Si tienes dudas sobre ésto que acabas de leer, te invito a que repases mentalmente en tu intimidad aquellas personas que desde tu infancia, han tenido puestos de poder frente a tí. Desde familiares directos, pasando por maestros y profesores, y terminando por jefes en tus puestos de trabajo.

Yo lo hice y descubrí patrones de comportamiento alucinantes que me han llevado a escribir este artículo.

Y el experimento contrario: Recuerda aquellas personas que a lo largo de tu vida dejaron la marca de la bondad, que pusieron un granito de arena en tu felicidad, que les importaban sus semejantes y sus obras buenas les avalan. ¿donde estaban en la pirámide social?

Para terminar estas reflexiones, quiero rendir mi más sincero tributo y agradecimiento a aquellas personas (pocas) que como ángeles guardianes, ocupan puestos de poder manteniéndose en la honestidad y equanimidad, sin perder sus valores humanos y respetando a sus semejantes. ¡esos son los verdaderos héroes de nuestro tiempo ! A ellos nuestro más absoluto respeto.

CUALQUIER COMENTARIO O CRITICA SERÁ BIEN RECIBIDA.

Daniel Moreno Rodriguez 394305 ®

0 comentarios:

Publicar un comentario