Una manera inteligente de combatir el narcotráfico

Si te gusta este contenido, recomiéndaselo a un amig@:


Mucho se ha hablado del poder que tienen los narcotraficantes estando dentro del mismísimo penal. Su poder es tan grande que siguen operando aún estando recluidos, no solo eso, compran la justicia a todos los niveles, desde dentro deciden quien vive y quien muere.
Muchas personas seguramente piensan que es el dinero, tal vez las armas o los funcionarios que se dejan sobornar.
La triste realidad es que quienes los hacen poderosos son todos los niños, los jóvenes y los adultos que no han visto satisfechas sus expectativas de vida y que han caído en depresión y para aliviarla recurren a las drogas.
Son estos la base de apoyo de los narcotraficantes, son estos los verdaderos causantes de que exista la guerra abierta entre el gobierno y los narcotraficantes.

Se podrá matar o encarcelar a todos los narcotraficantes que operan actualmente, pero surgieran otros y así tendremos una guerra interminable.
Mientras no hagamos lo que debemos hacer con los que "necesitan" las drogas, no habrá paz.
El problema del narcotráfico es una cuestión de mercado. Hay una demanda de un determinado sector de la población y solo una oferta que "satisface" esa demanda. Como sociedad estamos obligados a multiplicar las opciones para verdaderamente satisfacer es demanda y hacer que la "única" oferta (drogas) que se ofrece caiga por su propio peso.
La respuesta que da el gobierno no resuelve para nada el problema, lo acentúa.
En el fondo, no son los únicos responsables de la guerra contra el narcotráfico, hay otros, estos son todas las instituciones que tienen que ver la formación de los buenos ciudadanos, estas son, la familia, la escuela, los medios de comunicación y las religiones.
¿Quién es el que está a la cabeza de todas estas instituciones? ¿No es la presidencia de la república?
Efectivamente, es la presidencia de la república quien debiera impulsar el buen funcionamiento de todas las instituciones del país, por desgracia no lo hace. En cambio si, enfatiza la lucha contra los narcotraficantes de la droga.
Es en la presidencia donde se cierra el círculo vicioso.
¿Cómo podemos convertir el círculo vicioso en virtuoso?
Necesariamente con un proyecto de nación perfectamente estructurado en el cual se asignen las responsabilidades a cada actor de la sociedad, desde el padre de familia, el maestro de la escuela y el medio de comunicación.
A todo lo largo de nuestra historia hemos padecido la dependencia que nos ha hecho operar por inercia. Hemos vivido con la esperanza de que llegue un iluminado a la presidencia y nos resuelva cada uno de nuestros problemas.
Prácticamente todos vivimos bajo esa dinámica, el hecho de que en los medios solo se hable de las encuestas, de los candidatos y de las personalidades es síntoma claro de que de alguna manera se tiene esperanza en un iluminado.
En los medios de comunicación brillan por su ausencia las ideas y los proyectos que realmente nos puedan sacar de la crisis.
Estos, son el factor de poder mas importante y es el mismo que influye en toda la población. El mismo pesimismo que derrama a los cuatros vientos es el mismo que existe en la población, es el mismo que existe en los padres de familia, es el mismo que existe en el maestros de la escuela, es el mismo que existe en los ciudadanos. Ese pesimismo y esa depresión es lo que realmente alimenta la existencia de los grandes narcotraficantes.
No son los narcotraficantes los verdaderos causantes de nuestras desgracias, sino nuestra pasividad, nuestra indolencia, nuestra ignorancia, nuestra falta de cumplimiento de nuestros deberes como padres de familia, la falta de cumplimiento del deber de los maestros, la falta de cumplimiento de la función de los periodistas, estos solo están dedicados a la industria del chisme.
Los medios de comunicación tienen el poder para edificar un gran país.
Seguramente todos deseamos que no haya narcotraficantes, que no haya drogas, que no haya muertes derivadas de esta actividad ilícita, ¿Pero que hemos hecho como sociedad para merecer el perfecto funcionamiento de las instituciones encargadas de formar a los buenos ciudadanos?
Si queremos tener una mejor sociedad, necesitamos pagar el precio. Nada en la vida es gratuito.
El iluminado que hemos estado esperando está en uno mismo.
Los narcotraficantes no son el enemigo número 1, sino nuestra falta de capacidad para satisfacer las verdaderas necesidades de nuestros hijos, la de los maestros para satisfacer las necesidades de un verdadero conocimiento de nuestros alumnos, la de nosotros los periodistas para darle la información a nuestros usuarios que requieren para que tomen las decisiones correctas, la de nuestros gobernantes para construir un verdadero proyecto de nación bajo el cual se puedan unir todos los mexicanos en un denominador común.
Por supuesto que debemos combatir a los narcotraficantes, pero la atención debe estar en romper las bases de apoyo de estos.
¿Qué podemos hacer para resolver el problema del narcotráfico?
Son muchas cosas las que podemos hacer como ciudadanos para combatir este problema, si desea más información con respecto a este tema con gusto le puedo enviar el ensayo completo sin ningún compromiso.
Si le gusta este artículo, envíelo a todos sus contactos y a todos los periodistas que usted considere que les interese que se maneje el problema del narcotráfico.

por Ernesto Partida Pedroza FUENTE

0 comentarios:

Publicar un comentario