Delincuencia:¿quien delinque? ¿por qué delinque?

Puedes hacer tus comentarios desde la barra naranja que aparece al pie de cada artículo.






Uno de los primeros estudiosos de las estadísticas de la delincuencia y de la asociación de perfiles socio - psicológicos a dischas estadísticas fue Cesare Lambroso, un médido italiano que, a finales del siglo XIX, estableció la tesis de que las personas tenían tendencias genéticas que las predisponían a ser criminales y que eran incluso notables en características del cráneo, las orejas, la boca y demás aspectos físicos.

Desde entonces, y mal que les pese a los defensores de la igualdad del hombre, la "portación del rostro" ha sido una de las principales causas para ser considerado sospechoso por parte de las fuerzas de seguridad en cualquier país.

Es un hecho que la mayoría de los atracadores son varones, tienen entre 15 y 30 años y provienen de los sectores socioeconómicos más desfavorecidos, aunque es verdad que hay muchas personas que dan ese perfil y que probablemente sólo un porcentaqje muy bajo sean delincuentes.

Gary Becker, premio Nobel de economía, tuvo un enfoque diametralmente diferente del de Lombroso. La idea de este catedrático de la Universidad de Chicago es que los delincuentes, igual que el resto de las personas, simplemente hacen un análisis de costo-beneficio para decidir si les conviene incurrir en conductas ilegales. Así, el delincuente evaluaría en cada momento cuanto ganaría trabajando honestamente versus las ganancia probable de dedicar su tiempo a cometer delitos. Por otro lado, consideraría cuán probable es que lo descubran, lo detengan, lo juzguen y lo condenen.

El trabajo de Becker se ha beneficiado de refinamientos conceptuales varios.Por ejemplo: Gordon, Iglesias, Semeshenko y Nadal, en un artículo muy interesante, incorporan la idea de que algunas personas son intrínsecamente más honestas que otras; o dicho de otra forma: exigen un botín más jugoso para decidirse a delinquir. Becker estaba en lo cierto.

Sistemáticamente, la delincuencia aumenta cuando cae el salario al que pueden aspirar los delincuentes en caso de trabajar honestamente, cuando crece la brecha con los salarios promedios de la población (porque aumenta el botín probable) y toda vez que baja la expectativa de ser apresado, juzgado,condenado y enviado a prisión.

De manera aguda, Sebastián Galiani y Ernesto Schargrodsky estudiaron el impacto del servicio militar obligatorio en las tasas de criminalidad y encontraron que el servicio militar obligatorio incrementaba de hecho las posibilidades de que una persona que había salido sorteada para hacerlo terminara cometiendo algún delito en una cifra del 4% aproximadamente.

El canal de transmisión de ese resultado parecía ser el mercado laboral. Los autores descubrieron que quienes hacían el servicio militar sufrían más problemas de desempleo y tenían menores salarios que quienes habían tenido más suerte en el sorteo, y por ende, habían aprovechado el tiempo para estudiar o para ganar más experiencia laboral.

Mas aún: como lo demuestran los trabajos de Balbo y Posadas y de Chambouleyron y Willington, lo que más pesa en la decisión de cometer un delito es la probabilidad de ser apresado; en segundo lugar, la de ser condenado; y recién en tercer orden de magnitud e importancia, el tiempo de la sentencia. Parece lógico que el tamaño de la pena no tenga tanto impacto, dado el reducidísimo número de los casos en los que el delincuente recibe condena.

Atención al dato En Argentina,  sólo en el 2,81% de los casos de delitos graves el delincuente recibe sentencia. Y si pequeño es este porcentaje, mucho menor es la proporción de quienes son declarados reincidentes, ya que para ello deben haber cumplido total o parcialmente la pena que les fue impuesta. 
 -Este dato no debe estar muy lejos del resto de América latina.-



¿Cómo se combate el delito entonces? 
Las enseñanzas de toda esta línea de trabajos de economía del crimen son muy claras: Hay que bajar el premio y subir la percepción de que el que quiebra la ley será atrapado.

También se baja el premio esperado de delinquir si se mejoran las posibilidades de acceso a la educación de la población de escasos recursos, porque entonces crece el salario al cual pueden aspirar los indivíduos y se reduce la brecha entre el ingreso de la actividad honesta y la deshonesta. Kessler y Molinari, en un excelente artículo, muestran que incrementar un 1% el acceso a la educación primaria reduce las tasas de criminalidad entre un 7 y un 12%.

Igualmente, leyes que contribuyan a un matrimonio más igualitario y promuevan uns planificación familiar evolucionada y responsable, reducirían el porcentaje de hijos no deseados, siendo ésta probablemente la mejor contribución a una sociedad no sólo más justa, sino también más segura.


FUENTE:  Artículo publicado por Martín Tetaz en la revista Brando, octubre 2010





Leyendo este artículo se pueden llegar fácilmente a varias conclusiones:

- El crimen es menor cuanto mejor es el sistema educativo.
- El crimen es menor cuanto mayor es la justicia social.
- El crimen es menor cuando el delincuente tiene más miedo a que lo condenen
- El crimen es menor cuando la justicia y las condenas son más duras.  (ejemplo de China, que mantiene vigente la pena de muerte y con una quinta parte de la población mundial, se  encuentra entre las areas del mundo donde se producen menos asesinatos)
- El crimen es menor cuanto menor es la corrupción en el país.


... Y sus viceversas





INSEGURIDAD: Testimonio a ritmo de Rap...










Y para terminar, un postre "light"..... para reflexionar


¡ Esperamos tus comentarios !

4 comentarios:

  1. Para erradicar el delito hay que erradicar a los hombres, causa de todo mal en la tierra.

    ResponderEliminar
  2. aqui ahi mucha razon una buena educacion es edencial y una familia con valores, el trabajo y establecer leyes firmes y severas para el que delicte. Es asi como se podra ver el cambio que muchos paises necesitan

    ResponderEliminar
  3. La delincuencia es un problema que afecta la vida de los mexicanos, principalmente por delitos de robo, secuestro y homicidio, causados por la falta de dinero y desempleo. Es importante resaltar que la sociedad ha hecho crecer este problema ya que en cada colonia se forma un ambiente donde se desarrollan niños, jóvenes y adultos, allí comienza la construcción de un entorno ya sea violento o apropiado para el desenvolvimiento de las nuevas generaciones. Por eso es importante crear un ambiente tranquilo donde la delincuencia no afecte a los futuros hombres y mujeres de la sociedad.
    Para tener un mejor mañana se deben reducir las actividades ilícitas, generar empleos, acabar con la pobreza y la terrible injusticia social, además se requiere de una mejor educación. La humanidad no debe continuar con problemas sociales como la violencia, narcotráfico, delincuencia, etc. El cambio solo se lograra con una colaboración de los gobiernos y de la sociedad, con acciones positivas que mejoren la situación de los países.

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente delinquen primero los que por alguna razón no recibieron una buena educación de sus padres, segundo los que tristemente es tanta su flojera que no quieren trabajar en algo que les permita vivir honestamente y le gusta la vida fácil aunque pongan en riesgo su propia libertad.El ejemplo comienza en casa no lo olvidemos.Saludos y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar