Cómo arreglar el mundo

Un científico que vivía preocupado con los problemas del mundo estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus
dudas. Cierto día su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico nervioso por la interrupción le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

De repente se encontró con una revista en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: "como te gustan los rompecabezas te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie"

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa pero no fue así. Pasadas algunas horas escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente: "Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo"

Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes.

Desconfiado el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

¿Cómo era posible ?¿Cómo el niño había sido capaz de hacerlo?  De esta manera el padre preguntó con asombro a su hijo : "Hijito tú no sabías cómo era el mundo ¿cómo lo lograste? "
"Papá", respondió el niño, "yo no sabía como era el mundo pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre que sí sabía cómo era. Cuando conseguí arreglar al hombre di vuelta a la hoja y vi que había arreglado el mundo.

GABRIEL GARCÍA MARQUEZ


Querid@s lectoras/es,

En esta ocasión me he visto tentado a reproducir este fragmento del maestro García por la sencillez con la que, como es habitual, Don Gabriel maneja el don de la lengua para transmitirnos mensajes sublimemente simples. Mensajes así, calan hondo.

Si tengo que extraer una moraleja de esta escueta anécdota sería la siguiente: en un mundo roto, despedazado, sin esperanza, sin futuro, sin presente, agonizante, la solución es tan sencilla como impracticable.

Igual que al genial Miró le llevó toda su vida aprender a pintar como un niño, al ser humano en general le lleva toda su vida comprender la sencillez de la realidad. Y he ahí la terrible paradoja: Tanto tiempo le lleva que cuando lo comprende es demasiado tarde.

No hay  moribundo que no mire atrás y no se arrepienta de muchas cosas hechas y muchas otras dejadas de hacer. El ser humano, como imperfecto que es, no deja de cometer incesantemente errores existenciales que le impiden vivir intensamente cada instante.

Y ese viejo moribundo de mi ejemplo en estos momentos es la humanidad en pleno.

Humanidad de la que no nos podemos separar, de la que no nos podemos diferenciar, de la que no podemos disentir, humanidad a la que todos pertenecemos, en la que todos sufrimos, soñamos, vivimos y morimos.

Y esta vieja humanidad, requiriendo "cuidados intensivos" no está recibiendo el suero que necesita para sobrevivir.  Aquejada de muchos y muy diversos males, la mayoría de ellos letales, se debate entre los recuerdos de lo que pudo ser y no fue, de lo que debería ser y no es, de lo que habría de ser pero no será.

Yo soy el culpable de negarle el suero de la vida. Si, yo soy culpable.

Me declaro culpable del terrible e inconmensurable delito de crimen contra la humanidad, en máximo grado de crueldad, con premeditación y alevosía.

Me declaro culpable por complicidad y omisión del deber del socorro.

Me declaro culpable por complacencia y disfrute del exterminio de la diversidad biológica.

Me declaro culpable por inacción ante la muerte de millones de niños de hambre.

Me declaro culpable por no luchar contra los asesinos de la humanidad y de la madre tierra hasta dar la última gota de sangre si fuera preciso.

Me declaro culpable por  participar de los principios de egoismo, materialismo y corrupción en los que se basa el sistema.


Me declaro culpable de haber visto guerras abominables por televisión "sin que se me moviera un pelo" antes de salir a divertirme con mis amigos.

Ante todos estos cargos me someto, convicto y confeso,  al veredicto solemne de la conciencia pública y solicito la máxima pena posible:  

"Seguir siendo testigo del horror de los horrores en que se ha convertido el ser humano, hasta el día de mi muerte ."


Aplíquese la condena sin derecho a lágrimas, remordimientos ni perdón.


EPÍLOGO:
¿Qué mierda me cuentan de Libia, de Siria, de crisis, de Somalia, del precio del oro, de desempleo? ¿Qué mierda me cuentan de que alrededor de Fukushima no se va a poder vivir? 
¿Qué mierda me cuentan los medios vendidos y subyugados acera de tanta falsa actualidad, cuando sé positivamente que la crisis de los países árabes está siendo organizada y orquestada por las potencias Occidentales, cuando sé positivamente que no les importa un carajo el hambre de los Somalíes, cuando la tragedia del Japón es de proporciones descomunales?
¿Qué mierda me quieren hacer creer desde el poder establedido cuando sé a ciencia cierta que la élite maléfica del poder global se está haciendo con las riendas del mundo sin importarles el precio a pagar? 

¿Qué mierda me cuentan ? 
¡despertad!



El drama humano , la cuenta atrás



 Cada día me cuesta más trabajo escribir.

 La sensación de impotencia atenaza mis manos  y bloquea mi mente.

 Hoy leo en la edición digital de ELPais.com que doce millones de personas están muriendo de hambre en Somalia.

 Anteayer leía que Al-kaeda está tratando de conseguir Ricino para cometer atentados a gran escala.

 Ayer leía que, salvo acciones dramáticas por parte de los líderes europeos, la Unión Europea y el Euro tienen los días contados. Por otra parte, Estados Unidos ya no sabe cómo ocultar la catástrofe económica que está viviendo.

Guerras por aquí y por allá.

Ejércitos de niños soldados drogados y usados sexualmente matan sin tener conciencia de lo que es matar o morir.

Niveles nunca antes alcanzados de corrupción infectan las cúpulas de poder de todos los estamentos civiles, políticos y militares. Y no solo en los paises tradicionalmente corruptos, sino también en los considerados "más limpios".

La esclavitud humana alcanza hoy día niveles que no se conocieron ni siquiera en los dorados tiempos de la esclavitud durante los siglos anteriores. Millones de mujeres y niños en todo el mundo son obligados a ejercer la prostitución  siendo sus clientes los "hombres buenos de los paises ricos", aquellos a los que quienes les rodean consideran un dechado de virtudes. Y los que no sirven para el negocio del sexo, son explotados laboralmente en condiciones infrahumanas para que luego compremos aquí productos a precios ridículos.

Y mientras tanto, masas inconscientes e ignorantes siguen la figura de un viejo decrépito vestido de santo, pensando que les va a llevar de la mano "al cielo". Y los que no, adoran ídolos de barro con botas de futbolista o con una guitarra en las manos.

En la televisión, los programas "del corazón" nos hablan de los increibles problemas sentimentales de los personajes famosos reuniendo ingentes audiencias.

Los hombres y mujeres que dan sus vidas por el bien de la humanidad son apartados de los medios y menospreciados, recibiendo salarios de miseria. Médicos, científicos, e ingenieros que  trabajan en el anonimato para hacer posible una vida mejor reciben salarios infinitamente menores que faranduleros, pervertidos, políticos, cantantes, deportistas....

Colaboradores humanitarios son carne de cañón, secuestrados, asesinados, olvidados...


La ignorancia humana no tiene límites. Si se pudiera transmitir con palabras el sufrimiento de la humanidad no habría ancho de banda que soportara semejante drama.

Pero más doloroso que el drama humano en sí, o al menos igual de doloroso, es contemplar cómo la especie humana asiste impávida a su propia auto-destrucción. Como virus ponzoñoso acaba con la salubridad del planeta y con su equilibrio climático y ecológico. Extermina especies vivas sin escrúpulos.

La noticia de un terrible atentado terrorista a gran escala utilizando armas quimicas, biológicas o nucleares está a la vuelta de la esquina. De nada servirán los "supuestos esfuerzos " de los servicios de inteligencia por evitarlo. Sólo es cuestión de tiempo. Y cuando eso suceda, ya me contarán qué va a pasar.

La economía se está derrumbando inexorablemente, el dólar está al borde mismo del precipicio y respecto al Euro, ya se empieza a hablar de su posible fin. Y las llamadas economías emergentes se piensan que están "a salvo" de la debacle..... ¡pobres diablos!

La crisis económica devendrá sin lugar a dudas en crisis social, provocando estallidos violentos de la ciudadanía desesperada por todas partes, guerras civiles, y probablemente confrontaciones bélicas transnacionales a gran escala.

No hay que ser muy despierto ni muy inteligente para comprender que ante semejante estado de cosas lo único que nos puede esperar durante los años venideros es el infierno en la tierra.

Con plena seguridad afirmo que muchos de los que leen ésto están convencidos del enorme grado de pesimismo y falta de objetividad que exhibo. Es normal. La historia de la humanidad nos muestra hasta la saciedad cómo la ignorancia de las masas las mantuvo siempre al márgen de lo que se les avecinaba. ¿Quien iba a pensar en la segunda guerra mundial cuando recién finalizaba la primera? ¿Quien iba a pensar en los atentados del 11S ni siquiera un día antes de que sucedieran? ¿Quien iba a vaticinar tan enorme crisis económica como la que se vive ahora con la consiguiente recesión y crisis social sin precedentes?
¡Obvio que nadie lo habría pensado!... Bueno..... ¿nadie?...... yo no diría eso..... siempre hay seres humanos que ven más allá que el resto de sus semejantes. Siempre hubo voces previniendonos. Siempre hubo y habrá almas luminosas alumbrando el camino inútilmente a las masas cegadas por su propio ego.

Yo no me incluyo entre estos honrables guías. Simplemente trato de escuchar, de prestar atención, de pensar. ¿Y saben qué? ...... Siempre llego a la misma conclusión:

¡MOVAMOS EL CULO DE UNA PUTA VEZ SIN IMPORTAR EL PRECIO QUE TENGAMOS QUE PAGAR!

SI NO LO HACEMOS, SOMOS TAN CULPABLES COMO EL MÁS CULPABLE DE TODOS Y NUESTROS HIJOS PAGARÁN MUY CARA NUESTRA PASIVIDAD.








Mas opiniones sobre el cataclismo social inminente

Enésimo hola, querid@s lectoras/es


En esta ocasión me he tomado la libertad de expresión de resumir una entrevista a un eminente científico social histórico norteamericano, Immanuel Wallerstein, quien se suma a las ya muy numerosas y muy calificadas voces que nos previenen sobre el cataclismo que se avecina. No se trata de pesimismo, ni de sensacionalismo, ni de sectarismo, ni de fanatismo. sino de objetividad, análisis, inteligencia.

Por favor, no se duerman en los laureles, se lo ruego, despierten, incentiven su conciencia, busquen la máxima intensidad de cada momento que siendo tan efimero es eterno, para que cuando llegue la hora estemos preparados.



El reconocido sociólogo Immanuel Wallerstein es uno de los más importantes representantes del pensamiento crítico de nuestro tiempo. Cuando visitó recientemente Ecuador estuvo hablando acerca de la actual crisis de deuda que aqueja gravísimamente a USA y sobre las repercusiones que dicha crisis tendrá sobre los paises emergentes.

Wallerstein asegura que el dólar se encuentra en medio de un proceso muy serio de devaluación, con la consiguiente pérdida de la referencia como moneda de reserva internacional. Asegura que este era el último poder serio que le quedaba a USA, y que las medidas que se están adoptando lo único que van a conseguir es retrasar la quiebra mundial. La gravísima situación de USA es un hecho concreto y no recuperable, afirma.


Para Wallerstein, el fatal desenlace de la quiebra sucederá en unos años, dos o tres a lo sumo, y tendrá resultados enormes y terribles para toda la economía mundial, ya que, según él, no hay ni habrá una moneda que sustituya al dólar como divisa de reserva al no darse circunstancias favorables a ninguna moneda en concreto para que pueda asumir ese papel. Antes bien, habrá un grupo de entre cinco y siete monedas relevantes pujando por ser las protagonistas. Ello acarreará una situación de auténtico caos al haber contínuas y enormes fluctuaciones.


"Nadie sabrá qué hacer"... Ni los gobiernos, ni las empresas internacionales, ni los grandes bancos, ni tampoco los individuos podrán tomar decisiones. Todo el mundo se verá paralizado por una descomunal incertidumbre, que afectará de un modo muy especial a los inversores, asevera el científico economista.


Y continúa Wallerstein diciendo: Al tiempo que todo ésto acontezca a un nivel macroeconómico estadounidense, veremos cómo en planos más locales se desatarán increibles problemas económicos, declarándose en quiebra absoluta administraciones locales, estatales y municipales que ni siquiera podrán pagar las jubilaciones. La clase media será la más golpeada ya que súbitamente las familias perderán su estatus económico. Aquellos trabajadores que pierdan sus puestos de trabajo no podrán reincorporarse al mercado laboral, sobre todo los de la franja de edad comprendida entre los 40 y los 60 años. Ante este escenario tan horrible no tiene actualmente una solución factible ni tampoco se vislumbra la posibilidad de encontrarla en el futuro.


Además, Wallerstein asegura que “la situación en USA va a  ir a peor ya que se va a terminar  la posibilidad que el gobierno siga pagan do ciertos gastos que son muy necesarrios. "La fantasía del Tea Party está precipitando a Estados Unidos y al resto del mundo a un crac”.

Considerando todo esto, Wallerstein predice un futuro muy pesimista, viendo la posibilidad muy real de que estallen guerras civiles en muchos países del norte, también en  USA donde la situación es aún peor que en Europa,  aunque en Europa también hay riesgo de guerra porque hay un límite hasta el cual la gente tolera la pérdida de sus posibilidades.

Respecto a China y a los países emergentes, el sociólogo admite que al menos por ahora, parecen ir bien, pero sin embargo se trata de una realidad distorsionada, al encontrarnos todos en el mismo barco.


Si tenemos en cuenta que China es el país del mundo que más bonos estadounidenses tiene, resulta que se enfrenta a una situación extremadamente delicada. Si deja de comprar bonos USA, se arriesga a perder tan importante mercado y no va a poder venderles productos "made in China" lo que sginificaría un duro golpe a la economía del gigante asiático. Pero si no se desahce de los bonos USA que ya tiene o si sigue comprándolos, se va a encontrar con que la pérdia de valor del dolar va a depreciar también dichos bonos, llegando a valer muy poco.

Así tenemos que China va a perder muchísimo, tanto si se retira como si sigue en el mercado de bonos USA. Ante este dilema, Wallerstein opina que lo que hará China será retirarse paulatinamente.  También es de la opinión que China no sólo tiene un grave problema por lo explicado de los bonos USA, sino que también se enfrenta a una situación extremadamente frágil de su economía interna: sus bancos están en una situación semejante a la de los bancos de Estados Unidos en el 2008. Y no sólo eso, sino que además, la inflación limita mucho sus posibilidades. Igual que a otros paises emergentes, como Brasil, por ejemplo.
 Wallerstein dice, respecto a los paises emergentes y más concreto respecto a Sudamérica: 

"En este contexto los países emergentes, y en el caso de Suramérica la Unasur, deberán hallar los mecanismos de un proteccionismo a corto plazo a fin de minimizar los daños que serán para todo el mundo. No habrá países que escaparán de los daños pero serán más grandes para unos que para otros”.

Al ser preguntado acerca de la posibilidad de crear una nueva estructura financiera regional, el científico social respondió:

"valoro positivamente esas posibilidades para los pueblos de América del Sur. La creación eventual de una moneda verdadera común será un elemento de fuerza económica en esta situación"

En ese sentido citó que a pesar de los problemas en Europa con su moneda única, la decisión de proteger el Euro  “va a permitirles una posición política importante”.

Finalmente, como un mensaje para América Latina invitó a continuar con la reflexión sobre la necesidad de garantizar alimentos suficientes para su pueblo, agua para su pueblo, energía para su pueblo, como cuestiones mínimas y esenciales que deben hacer todos los gobiernos del Sur.

FUENTE


QUE CADA CUAL SAQUE SUS PROPIAS CONCLUSIONES



la coca cola mata

malditas guerras, malditos humanos

La OTAN ha bombardeado Libia 7.037 veces dejando más de 1200 muertos y miles de heridos.

Es solo una gota más de amargura entre tanto sufrimiento masivo. ¡Qué asco! ¡qué impotencia!
¡Cuánta mentira!

No hace falta saber inglés para ver este video. Esta guerra, como todas, es el fruto de la mente enferma y terriblemente maligna de este pobre animal intelectual equivocadamente llamado hombre y a  cuya especie tengo la desgracia de pertenecer.

La conclusión concreta del video es sencilla: La OTAN bombardea deliberadamente objetivos civiles. ¿Por qué? Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Fuente

La única revolución con esperanzas

Uno de los errores que más comunmente cometemos cuando intentamos analizar lo que está pasando, es el de no enlazar los acontecimientos aislados para formar un todo. Vemos los titulares de las noticias sobre lo que sucede en cada país sin establecer una conexión global "causa-efecto"

En estos momentos de crisis planetaria, cuando todos los valores humanos están en decadencia y cuando el dinero vale más que la persona, es más importante que nunca aprender a establecer una relación entre los hechos que aparentemente están aislados pero que sin embargo mantienen un nexo de unión más o menos oculto o evidente.

No es casualidad que los jóvenes en todas las latitudes, desde Chile hasta Israel, en el mundo árabe y en la cristiandad, estén en pie de guerra contra el orden establecido.

Ese es un síntoma de que algo invisible está sacudiendo las conciencias. Probablemente pensemos que se levantan en las calles como consecuencia de la precaria situación que están viviendo, sin trabajo, sin presente, sin futuro. Pero hay algo más. Se necesita algo más que los mueva ahora y que no los movió un año antes, por ejemplo, cuando la situación era semejante a la actual.

Y efectivamente, ese "algo más" existe. Es una energía "supra-racional" que conmueve hasta la médula, un "choque conscientivo"  que impulsa a la rebeldía. Es la voz de la conciencia, mezclada con distintas energías e influencias  procedentes tanto de fuera de nosotros como de nuestro propio interior y que se aúnan en una sola dirección.

Eso es lo que mueve masas. Más que el Facebook, más que el Twitter y más que cualquier medio de comunicación, que en última instancia influyen sólo en la organización física del proceso . Y en eso reside su grandeza. En su magia. En su invisibilidad. En su fuerza.

El enemigo contra el que este impulso "físico-espiritual" debe luchar es poderoso. Muy poderoso.

¿En qué enemigo están pensando?...........








........ No, no , no se equivoquen. El enemigo de esa maravillosa voz interior está dentro de nosotros mismos en este preciso instante. Se hace pasar por la voz interior misma, nos habla dentro de nuestra cabeza, piensa y siente por nosotros, ¡somos nosotros!

Si queridos lectores, no hay mayor enemigo que uno mismo. Y son los ingredientes psicológicos que todos y cada uno de nosotros cargamos en nuestro interior los culpables de que el mundo esté como está.

Hay hambre , guerra, corrupción, maldad sin límite y egosimo infinito porque todos y cada uno de nosotros llevamos esos defectos en nuestro espacio psicológico. Queramos o no, lo aceptemos o no, lo creamos o no, dentro de cada uno de nosotros hay un ladrón, un asesino, un político corrupto, un gobernante sin escrúpulos.

Sin ánimo de hacer apología de ningún credo voy a recordar ahora las palabras del Rabí de Galilea cuando decía: "el que se sienta libre de pecado que tire la primera piedra"

Con esa frase, aquel Maestro resumió de forma maravillosa lo que les estoy intentando explicar. Y no fue la única vez que lo quiso hacer entender. Me viene a la memoria también aquella parábola del Fariseo y el Publicano en la que el primero se daba golpes de pecho auto-considerándose un hombre justo mientras que el segundo, reconocedor de sus defectos, sólo pedía perdón. El relato terminaba aclarando que el orgulloso fariseo no recibiría perdón alguno, mientras que el publicano sí. Bueno, no sé si era así exactamente, pero más o menos. (Hace muchas décadas que me alejé del Cristianismo)

Todos los maestros de todas las corrientes espirituales, filosóficas y esotéricas desde la antigüedad hasta nuestros tiempos han hecho énfasis en el hecho de que nuestra psiquis es como un enorme pozo sin fondo al que la luz no alcanza a iluminar sino hasta su nivel más superficial. Y efectivamente, de los múltiples niveles de nuestra mente, apenas somos conscientes de los más superficiales. En el fondo del pozo, allá donde nuestra conciencia no alumbra, subyacen todo tipo de deformidades, malformaciones, engendros, monstruos de pesadilla que a veces, dadas las circunstancias apropiadas, pueden llegar a aflorar, pueden llegar a la superficie manifestando toda su perversión y horror.


Hay personas en las que esos engendros abismales se manifiestan por alguna razón o circunstancia, convirtiéndose en los malvados que conocemos y aborrecemos.

¿Estamos nosotros seguros , completamente seguros de que bajo ninguna circunstancia posible cometeríamos delito alguno? Hay que ser valiente para reconocer la verdad, nuestra verdadera realidad.


En este mundo en crisis, en esta humanidad en decadencia, ya no hay solución global. La metástasis que nosotros mismos hemos ocasionado en todos los órdenes como consecuencia de la expansión del "virus psicológico" que llevamos dentro ya no tiene cura.

La cuenta atrás ha comenzado. No hay esperanza alguna de terminar con el hambre del mundo, con las guerras del mundo, con la extrema perversidad que se ve por dorquier. No es posible detener el cambio climático, ni pretender que la crisis económica no va a llevar a masas enormes de personas y familias a la miseria.

Ya no es posible detener este proceso auto-destructivo de la especie. Invito a quien piense lo contrario y aporte argumentos sólidos a que los exponga en este mismo foro.

Pero lo que sÍ es posible, aquello de lo que siempre estamos a tiempo, es EL CAMBIO INTERIOR PROFUNDO.


Descubrirnos, conocernos a sí mismos, trabajar para erradicar de nuestra psiquis los defectos que nos hacen ser como somos, siempre es posible. Limpiar el fondo del pozo y hacer que la luz de la conciencia ilumine las profundidades de nuestro Ser siempre es factible.

Pero claro, hay que luchar fieramente y derrotar el enemigo.  ¡Y resulta que el enemigo es uno mismo! Permítanme recordar ese antiguo dicho oriental:
"Quien vence a su enemigo es fuerte. Quien se vence a sí mismo es poderoso"

Esa es la única revolución con esperanza: La Revolución de la Conciencia.


¿Te unes a esta gran revolución?








Lo peor está por llegar

Permítanme presentarles un artículo que he leido en IAR Noticias y que en mi opinión explica con suficiente conocimiento de causa la situación que estamos viviendo de crisis. Se resume en unas pocas frases:

- La verdadera crisis aún no ha empezado, sólo estamos en la etapa final de su gestación.

- Los ciudadanos no comprenden la magnitud de lo que sucede porque por el momento sólo son cifras, datos, noticias en prensa y televisión,  sin que su modo de vida o su supervivencia se vea inminentemente amenazada (excepto aquellos a quienes ya les está golpeando de manera directa, que aún son un porcentaje relativamente pequeño del total)


- El desempleo masivo global es el factor clave que hará explotar la crisis en toda su dimensión, con la subsiguiente pérdida de la gobernabilidad económica, política y social.

- La crisis económica conduce a la crisis social, y ésta, a diferencia de la primera, no se controla con planes de ayudas de miles de millones, sino por medio de una represión brutal y masiva al ciudadano.

- El giro hacia la represión policial y militar y la guerra dará forma a una nueva frase de la historia del capitalismo, cuyas consecuencias hoy día no se pueden prever.