2012, datos científicos

Soplan vientos de revolución, se respira el aroma del cambio, Lo conocido ya no sirve. 
Lo desconocido hay que aprenderlo.
Presiento su llegada, a paso firme se acerca sin enemigos que lo atemoricen. 
Nada evitará el cambio, por qué no pueden verlo.
Sin saber qué hacer deambulamos, como último recurso solo nos queda unírnosle.
Esto no es una poesía, sólo es un advierto.
Tiendo mi mano para ayudarte y a cambio me miras como diciéndome:
¿Qué le pasa a este payaso que ya me tiene tan harto?